Con la vista puesta en el horizonte de diciembre de 2018, las empresas mantenedoras del sector de Protección contra Incendios trabajan a contrareloj para adaptarse a los requerimientos del nuevo RIPCI.

Protecnus no solo no da respuesta a la nueva normativa, también hace más eficaz la gestión, planificación y optimización de los mantenimientos de la empresa gracias a sus diferentes módulos, entre los que destaca la movilidad.

La movilidad de Protecnus prescinde por completo del papel físico. Su innovador sistema de comunicaciones permite al técnico recibir en su dispositivo móvil los trabajos previamente planificados y asignados desde la oficina. Una vez descargados, el técnico podrá cumplimentar, tanto de manera on-line como off-line, la orden de trabajo, registrando a nivel de atributo los resultados de la inspección, y en el caso de las anomalías detectadas, teniendo la posibilidad de adjuntar fotografías y observaciones que permitan acreditar gráfica y textualmente el fallo o error.

El carácter abierto de Protecnus habilita al técnico a realizar cualquier tipo de modificación en las características de los equipos e incluso dar de alta nuevos equipamientos en el transcurso de la revisión. Para las acciones correctivas podrá además imputar el material utilizado y el tiempo invertido en la mano de obra.

La captura de la conformidad del cliente será el paso previo a dar por pre-cerrada la revisión, haciendo que los datos contenidos en el parte de trabajo queden disponibles en la oficina para proseguir con los siguientes pasos administrativos: la generación del informe o acta de revisión, que recogerá, de acuerdo a la nueva normativa, los check-list por cada tipo de equipamiento, la matriz con los resultados de la revisión, las fotografías y observaciones inherentes a las anomalías detectadas, así como las altas y bajas de los equipos; y la generación de la correspondiente factura.